Trabajamos por su seguridad


Capacitan en mediación a policías, educadores y vecinos

2 de Octubre de 2019 Compartir: Facebook Twitter


En el marco del Programa Relaciones con la Comunidad, lanzado por el Ministerio de Seguridad, se llevó a cabo una capacitación en la zona de La Costanera, dirigida a policías, educadores y vecinos, que apunta a prepararlos como mediadores para resolver problemas comunes sin llegar a una instancia judicial, para lograr así, una convivencia pacífica.

“Esta capacitación se trata de mediación y se viene realizando hace aproximadamente un mes y medio. Se la estaba dictando en el Cepla de La Costanera, y en esta última semana nos trasladamos a la escuela primaria de ese barrio. La misma se brinda dos veces a la semana, los días martes y jueves, de 14 a 18.30 horas y está destinado al personal policial de calle que presta servicio en La Costanera como también para docentes de la escuela, primaria, secundaria y jardín, personal que trabaja en el área dela salud y para vecinos en general”, contó Ramón Díaz, integrante del programa que recorre el barrio La Costanera.

La capacitación está a cargo de la mediadora, Coach Educacional, Creadora de la Red Neuronal para las Adicciones, Violencia, Suicidio y miembro del Instituto de Derechos Humanos por la Paz, Marta Alicia Ramos, y un equipo de profesionales, cuyo objetivo es  capacitar a la personas para que entre ellos puedan mediar los conflictos vecinales, como problemas entre parejas, entre vecinos, sin llegar a una instancia judicial sin intervención de la justicia, y enseñarles que se puede vivir y convivir en un ambiente de armonía en un barrio conflictivo.

En este sentido, Ramos agregó que, “nosotros somos asistentes en este marco que se busca volver a restablecer un buen vínculo entre los empleados policiales y el vecino y prevenir situaciones de violencia desde la coordinación de acciones Estado – comunidad”.

La capacitación comenzó hace un mes y medio, y se extenderá hasta fines de diciembre. Tiene una concurrencia aproximada de 20 personas entre policías, educadores y vecinos. Los habitantes del lugar que deseen sumarse pueden hacerlo.