Trabajamos por su seguridad


Desde junio, la Policía atrapó a 68 mecheras en el microcentro

15 de Agosto de 2019 Compartir: Facebook Twitter


Desde el 1º de junio hasta el 12 de agosto pasado, la Policía de Tucumán atrapó a 68 mecheras en el microcentro capitalino, en el marco de los intensos operativos que se realizan para contrarrestar el accionar delictivo de mecheras y pungas.

“De las 68 mujeres demoradas por hurtos, 42 fueron aprehendidas y 26 puestas en libertad, en general porque se trata de menores que son entregadas a sus padres. Además, hubo 12 detenidas por contravenciones policiales, ya que muchas veces amenazan, insultan o cometen desórdenes en la vía pública”, explicó el Subsecretario del Ministerio de Seguridad, José Ardiles.

Los operativos se realizan en forma constante, pero se acentuaron durante los meses de junio y julio por las vacaciones de invierno y los distintos eventos culturales y turísticos que hubo en la provincia.

“Son mujeres que pertenecen a familias que se dedican a esta modalidad delictiva y aprovechan días de mucha afluencia de gente en el centro para salir a la calle. Ahora, con la proximidad del Día del Niño, la policía ya está tomando las medidas preventivas para combatir su accionar”, precisó Ardiles.

“Esta es una situación que afecta mucho a la sensibilidad de los transeúntes que vienen al centro a realizar sus compras, a cobrar o hacer alguna consulta médica. Por ello, a partir de una articulación más acentuada que iniciamos con el Ministerio Público Fiscal, se vienen tomando medidas más severas con las mecheras y pungas”, destacó el funcionario.

El operativo está a cargo de los agentes de Guardia Urbana con el apoyo de los efectivos de la Comisaría Primera, e implica una mayor presencia policial en la Peatonal, en el Casco Histórico y en la zona de El Bajo.

Demoran a una joven de 18 años
Durante la noche del martes pasado, mientras realizaban recorridos por calles 24 de Septiembre y Congreso, dos agentes de Guardia Urbana demoraron a una joven de 18 años que intentaba evadir la presencia policial y caminaba en actitud sospechosa.

Cuando la interceptaron, llevaba dos celulares y una billetera. Según la mujer, uno de los celulares era de una amiga pero al marcar un número de los contactos -por indicación de la agente- resultó ser de una señora mayor de edad que aseguraba que el teléfono era de su hija y le habían robado en horas de la tarde del lunes. Por ello, las agentes trasladaron a la joven a la Comisaría Primera y se puso en conocimiento del hecho a la Fiscalía Especializada en Robos y Hurtos de la V Nominación, desde donde se dispuso que sea puesta en libertad y se haga entrega del celular a la denunciante.