Destacan la labor modelo de la sección Caballería y Canes de la Policía

16 de Junio de 2020 Compartir: Facebook Twitter


La Policía de Tucumán cuenta con una Sección de Caballería y Canes que actualmente está conformada por más de 40 caballos y perros adiestrados para diferentes tareas.

La sección pertenece a la Unidad Regional Capital y se encuentra ubicada en la avenida Jujuy 1450. “Los animales cuentan con caballerizas, un establo y corrales y se desempeñan principalmente en los recorridos en espacios públicos y en la búsqueda de personas según requiera la justicia”, explicó Ricardo Fresneda, jefe de la URC.

Sebastián Saliz, jefe de la sección, detalló que la unidad operativa cuenta con 15 animales equinos adiestrados, con dos padrillos y tres yeguas. Además, 14 canes adultos y ocho cachorros, todos nacidos en las instalaciones policiales.

“En el trabajo diario, lo primero a tener en cuenta con los caballos es la pulcritud e higiene del animal, el estado sanitario y preparación del equipo de monta necesario para que el jinete mantenga el equilibrio y tras preparar esto se puede salir a cumplir con el servicio”, explicó Saliz.

“Los perros están destinados a la parte preventiva, mientras que los cachorros están en etapa de preparación. Serán destinados a diferentes funciones tras realizar la detección de su instinto. Si el animal es curioso y desarrolla más el olfato se lo destina a la detección de estupefacientes y búsqueda de rastro de personas desaparecidas o prófugas de la justicia”, detalló el comisario.

Alimentación de los animales

Los animales reciben diariamente los cuidados alimenticios y salubres necesarios para su buen desempeño. “El Ministerio de Seguridad tiene un compromiso muy grande con el cuidado de esta sección y es por eso que todos los recursos utilizados para su mantenimiento son sometidos a rigurosos procesos de control administrativo transparentes y auditados por todas las áreas correspondientes, porque los animales deben estar en forma porque se los necesita para brindar servicio a la comunidad”, explicó el subsecretario de Seguridad José Ardiles.

Javier Alderete, director de Administración de la Policía, detalló el proceso de compra de alimentos para la sección. “La adquisición se realiza a través de una licitación pública, bajo los lineamientos que establece la ley de administración financiera, como así también los decretos que rigen en materia de compra y contrataciones”, informó.

“Una vez realizado el pedido de la sección según sus previsiones semestrales, se comienza el diligenciamiento del expediente y se solicita al Poder Ejecutivo la autorización para el llamado a licitación pública. Una vez que contamos con el instrumento, es publicado en el boletín oficial, por lo que cualquier persona o establecimiento puede participar”, agregó.

“Tras recepcionar la documentación con todos los requisitos, se realiza la apertura de las ofertas y cuando se determina el mejor precio y calidad de los alimentos se da intervención a Contaduría de la Provincia, Dirección General de Presupuesto, Fiscalía de Estado y Tribunal de Cuentas, por lo que los expedientes cuentan con toda la intervención y la verificación del cumplimiento de todas las exigencias por parte de las autoridades pertinentes”, especificó Alderete.

“El racionamiento del alimento, que se compra cada seis meses, se hace a partir de las recomendaciones de técnicos y auxiliares veterinarios. Los equinos consumen alfalfa, maíz y avena. El cálculo para esta cantidad de animales es de 10 a 12 fardos diarios y bolsas de 40 kilos de maíz y de avena”, explicó Sebastián jefe de la sección.

“Los canes de la policía son distintos a los perros normales, porque cumplen un trabajo. Por la mañana consumen alimento balanceado de primera calidad con todos los nutrientes y vitaminas. Eso se complementa con comidas cocidas elaboradas aquí como polenta, arroz, puchero y pollo”, ahondó.

“Estos cuidados se complementan con un plan preventivo curativo con toda la vacunación y un entrenamiento diario específico para cada función”, cerró.