El Servicio Penitenciario apuesta a la profesionalización

20 de Mayo de 2020 Compartir: Facebook Twitter


Las continuas capacitaciones para profesionalizar el trabajo del personal del Servicio Penitenciario, permitieron detectar y secuestrar una cantidad importante de sustancias tóxicas que intentaron ingresar familiares de los internos por medio de diferentes artimañas. De esta manera, se logró el secuestro de 24 gramos de cocaína, 378 gramos de marihuana, 2200 pastillas y 24 celulares que no estaban registrados.

En este marco de profesionalización y mejoras del servicio penitenciario, se inauguró una sala febril, donde se realizan las primeras revisaciones de casos sospechosos de COVID-19.

“Este fin de semana y los anteriores, venimos controlando en forma más exhaustiva y profesional el sistema del ingreso de mercadería ya que las actividades de ardid y engaño que emplean algunos familiares de los internos para ingresar sustancias que son nocivas para el consumo humano, nos ha dado resultados importantes”, contó el subsecretario de Asuntos Penitenciarios, Esteban Zaracho.

En este sentido remarcó que “venimos trabajando durante todo el año a un ritmo importante. Para esto hay un oficial que está a cargo de la capacitación y profesionalización del personal, tanto en la guardia externa como la interna, en la requisa y en los sistemas de seguridad interno”, aseguró.

Tal es así que en lo que va del año, el funcionario detalló que “tenemos en los procedimientos 24 gramos de cocaína, 378 gramos de marihuana, un total de 2200 pastillas y la cantidad de 24 de celulares que intentaron ingresar al penal disfrazados en diversas mercaderías que traen en días de visitas cuando están permitidas”.

A su turno, el jefe de la División Especial de Operaciones Penitenciarias y segundo jefe de Seguridad Externa, Diego Alberto Balato, quien se encarga de la capacitación del personal penitenciario, comentó que “el personal que tenemos en los diversos grupos, en la División Especial de Operaciones Penitenciarias y el Grupo de Irrupción y Requisa, se capacitan en varias provincias del país, Buenos Aires, La Rioja, Santa Fe, Jujuy y también tenemos una sección de canes que están adiestrados para la detección de sustancias prohibidas. Las requisas son exhaustivas, minuciosas y con el personal predispuesto que es seleccionado por medio de cursos de adiestramiento básico donde se los capacita de la forma y modo que deben operar, este personal es seleccionado, deben aprobar el curso básico y se tiene en cuenta los antecedentes personales de cada uno”, explicó.

Al respecto, agregó que la duración del curso varia, pero tiene un mínimo de 30 días. “Nosotros tenemos en el curso, por un lado, 22 empleados y por otro, los que actúan específicamente en el tema de requisa y en la división especial de operaciones penitenciarias, 45 empleados más”.

Crearon una sala febril para atención de internos

En el contexto de la pandemia de COVID-19, una de las medidas que se adoptaron fue la creación de una sala febril para la atención de los internos, al respecto Zaracho señaló que, “éste servicio médico es un área que hemos destinado conforme a los lineamientos del Siprosa en la lucha contra el COVID, donde se realizarán las primeras revisaciones cuando los internos presenten algún síntoma”.

A su turno, la encargada de la Dirección de Sanidad, Cecilia Ponce, explicó que “el servicio penitenciario prestó las instalaciones para que el Siprosa las utilice. Trabajan doce personas, donde el médico y el enfermero atienden exclusivamente a los pacientes febriles”.

Finalmente, el enfermero y personal penitenciario, Patricio Galarza, agregó:“se trata de un servicio febril donde se actúa con los pacientes, el medico los analiza, lo examina y si hay síntomas o signos compatibles con el COVID-19 se llama al área de Mariano Moreno, quien manda al especialista que está encargado de tomar la muestra, y, hasta que este el resultado, al interno se lo aislado dentro del servicio penitenciario y en caso de ser positivo se actúa a través de epidemiologia del Siprosa, se lo traslada a un nosocomio y desde allí se actúa conforme a la situación”, cerró.