La pandemia cambió las actividades habituales en el sistema penitenciario

4 de Noviembre de 2020 Compartir: Facebook Twitter


En tiempos de pandemia, el Sistema Penitenciario de Tucumán, se vio forzado a modificar sus tareas diarias. Al respecto, el subsecretario de Asuntos Penales, Esteban Zaracho, detalló cómo influyó la pandemia en la labor diaria tanto de los empleados como de los internos y en las actividades que allí realizan.

“La situación actual del penal está concentrada en el tema COVID, es una situación con la que venimos trabajando hace siete meses y medio, con todas las medidas precautorias y preventivas impuestas por el Ministerio de Salud, el Comité Operativo de Emergencia (COE), más las autoridades judiciales que en su momento nos hicieron llegar recordatorios, protocolos y una serie de eventos que coadyuvan a que esto se mantenga”, sostuvo Zaracho.

Ante esta pandemia, el funcionario contó cuál es la situación con respecto a los contagios en el penal: “en lo que respecta a nuestro personal tenemos 53 casos positivos por COVID, 45 fueron aislados de manera preventiva, otros nueve aislados por haber tenido contacto estrecho y 37 que cuentan con patologías y forman parte del grupo de riesgo. Esto implica un total de 144 integrantes que alcanzan un 16% del total de la planta del personal que está desafectado por el momento”, detalló.

También hay casos en la población de internos: “actualmente tenemos cuatro internos positivos, dos fallecidos por COVID, 48 ya fueron dados de alta, por aislamiento preventivo hay seis, en la Unidad 5 hay 70 aislados y aislados por distintas patologías tenemos 15, esto corresponde a un total de 145 internos, que sería el 12.7% del total de internos alojados en nuestras instalaciones de Villa Urquiza, Concepción y Banda del Río Salí”, enumeró.

Si bien este contexto no deja de preocupar, el subsecretario resaltó lo positivo, el trabajo conjunto y coordinado con otras instituciones: “esta pandemia también trajo aparejado la coordinación y el trabajo conjunto con otras instituciones como es el Ministerio de Salud, a través del Siprosa, que es el 50% del trabajo que se está haciendo para proteger a internos y empleados. Estamos muy agradecidos del desempeño de los funcionarios tanto médicos, sistema de aislamiento, prevencionales, aquellos que realizan las actividades sanitizantes cuando se les solicitan y las autoridades sanitarias, entre ellas, la doctora Gabriela Schujman, quien está permanentemente con nosotros para hacer tanto la supervisión general como también es el enlace con el Ministerio de Salud y el COE. Cualquier novedad que tenemos acá es planteada en estos dos organismos quienes nos orientan para el trabajo diario”.

En lo que respecta a la organización de los lugares para aislar al personal que sea necesario, indicó que “todavía contamos con la posibilidad de aislar sectores en forma dinámica y efectiva sin echar mano a los últimos recursos que para nosotros constituyen las aulas de la escuela. Hasta ahora no fueron ocupadas por la distribución que se ha realizado en otros sectores como los galpones que fueron construidos en el año 2019 y equipados para usar en este tipo de actividades”.

Sin visitas, se profundizaron las requisas

En cuanto al trabajo de requisas y control, Zaracho señaló que hubo cambios significativos: “ha sufrido un cambio importante en la labor diario porque trabajan de siete de la mañana a 19, antes sólo trabajaban en los horarios de visitas ahora, al no recibir visitas, la requisa se concentra en el análisis y supervisión de todas las mercaderías que los familiares de los internos les acercan. Siempre les recuerdo a todos que el sistema de entrega viene en triple bolsa, como una de las medidas de bioseguridad”.

El titular de la subsecretaría remarcó que llevaron a cabo numerosos procedimientos con resultados efectivos en cuanto al secuestro de sustancias prohibidas: “en el último periodo hemos tenido sorpresas con modus operandi para ingresar sustancias prohibidas como psicofármacos, que venían disimuladas en queso cremoso, en milanesas de pollo, en paquetes de yerba, en pasta dental, relleno dentro de panes y también los boleos que hoy por hoy han arrojado un resultado interesante en la progresión por los secuestros que se realizan de los intentos, hay muchos procedimientos que son informados cada semana con un resumen al Ministerio de Seguridad y a la Secretaría de Seguridad donde se envía el informe de todo lo trabajado”, precisó.

En el caso de la vigilancia y combate contra el sistema “boleo”, al que hace referencia expuso, “en los boleos tenemos un sistema de vigilancia sobre el muro, cubriendo el 80% de las almenas, sería ideal que cuando se incorporen los nuevos aspirantes, que estamos esperándolos, podamos completar el 100% de las almenas de control que son las torres. Ellos son quienes controlan la parte interna, pero sobre todo la externa cuando ven acercarse un vehículo. Este sistema de boleo funciona con el sistema de ondas porque solo así pueden traspasar el muro y caer lo más cerca posible al lugar donde luego sería recogido”, cerró.