Villa Urquiza: reflotan un área para contener a reos y guardiacárceles

1 de Noviembre de 2020 Compartir: Facebook Twitter


En el marco de los cambios en el Sistema Penitenciario a partir de la pandemia por COVID 19, surgió con fuerza, el trabajo basado en la salud psicofísica no solo de los internos sino también de los empleados. De esta forma se creó el Departamento de Bienestar Psicofísico para asistir al personal penitenciario como también a los internos. Si bien el área está funcionando desde hace algunos meses, en el último tiempo se hizo hincapié en las tareas que le competen.

Al respecto el subsecretario de Asuntos Internos, Esteban Zaracho, indicó  que “el trabajo ha cambiado su rutina y por ende los paradigmas al que estaba acostumbrado el sistema penitenciario provincial”.

En ese sentido explicó los dos grandes campos pilares del trabajo que desarrollan: internos y empleados.

“Desde el Departamento llevamos trabajando aproximadamente diez meses con una actividad de apoyo, por un lado, con las psicólogas del penal que trabajan con la parte interna y los psicólogos contratados que trabajan en la parte de apoyo a los empleados”, sostuvo Zaracho y remarcó que este trabajo se trata de una prueba piloto, que hasta el momento, arrojó resultados positivos de este constante trabajo de profesionales.

A su turno, Mónica García, integrante del Departamento, perteneciente al Ministerio de Seguridad y al Servicio Penitenciario señaló que “es un área que surge a partir de una inquietud de las autoridades tanto del servicio penitenciario como del Ministerio de Seguridad para tener una llegada hacia las problemáticas del personal y de los internos, que son propias del penal y de las unidades penitenciarias”.

En este sentido, explicó, “surge a partir de un área que estuvo en funcionamiento hace dos años, destinada al personal y que después quedó sin efecto. Se juntó con otras áreas que apuntó a los dos grupos poblacionales”, afirmó.

Según Garcia, el trabajo se hace en base a tareas de prevención y de asistencia, tanto de forma individual como grupal.

“En cuanto a los empleados se trabaja problemáticas desde el área psicológica, sobre todo haciendo asistencia y asesoramiento por cuestiones personales laborales” y a nivel grupal se trabaja con situaciones propia de la función como, por ejemplo, “en el caso de suicidios de la población interna y motines”.

Efectos psicológicos de un motín: se hace un “abordaje” desde el área con el personal, para prevenir “complicaciones a nivel psicológico” y con los internos “con diversos talleres de acuerdo a la temática”, Además de esa área asistencial se “pone mucho el acento en el área de capacitación tanto para empleados como internos”, aseveró la profesional.

Silvia Aredes, otra integrante del área expresó: “Estamos integrando el área de salud mental. La idea es un tratamiento de forma grupal a través con talleres. La idea es hacer contención al empleado de forma individual, intervenir en cuestiones de índole laboral, problemáticas que surgen en el trabajo diario”, añadió.

Hacemos asistencia psicológica, debemos tener una mirada de cómo cuidar al personal penitenciario para que ellos puedan cuidar y encontrarse en un equilibrio emocional para poder asistir en sus actividades diarias a los internos. Se los asesora, se les sugiere y si es necesario se les hace un seguimiento” (Carlos Lozada, psicóologo e integrante del Departamento)

Finalmente, el integrante del equipo, José Salas agregó: “Brindamos talleres a los internos para una reinserción y cuando regresen a sus hogares tengan una mirada diferente de los que es el respeto por las normas sociales, por la ley y hacia la convivencia. Nuestro objetivo es aportar un granito de arena al objetivo de la Institución y la rehabilitación del interno”, cerró.